Como enseñar a un cachorro a ser limpio - REFUGIO PALOMAR

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Como enseñar a un cachorro a ser limpio

Notas de Interes
COMO ENSEÑAR A UN CACHORRO A SER LIMPIO

Primeramente, es necesario conocer las diferentes etapas de adquisición del comportamiento de eliminación en el perro.
A partir del nacimiento, la madre desencadena los reflejos de micción y de defecación lamiendo la región perianal y luego, ingiere todas las deyecciones emitidas. Más tarde, el cachorro comienza a salir del nido y su madre sigue lamiéndolo bajo el rabo para estimular la micción y la defecación. Posteriormente, los reflejos desaparecen y la estimulación mediante las lamidas se vuelve innecesaria. El cachorro sale del nido y elimina más lejos. A partir de las seis semanas de edad, olfatea para encontrar sus deyecciones precedentes y eliminar en los mismo sitios. Por lo general, cuando un cachorro llega a una casa no es limpio. Sólo se limita a no hacer sus necesidades donde duerme.
En el perro, la limpieza deriva de la educación.
A partir de los cuatro meses de edad, luego de finalizado el plan de vacunación, se puede sacar el perro a la calle. Las salidas tendrán lugar cada cinco a seis horas, al despertarse y después de las comidas. Al principio, hay que elegir un lugar con sus propios olores, por ejemplo, un papel de periódico impregnado con su olor que se coloca en la alcantarilla. Al cabo de cierto tiempo, se abandona progresivamente esta práctica. Al principio, en cuanto el cachorro elimina en el sitio deseado, se lo recompensa sistemáticamente, con la palabra o con caricias. A pesar de los esfuerzos de buena voluntad de los amos, al principio del aprendizaje siempre se producen accidentes. Si el amo encuentra excrementos en la casa, no debe, en ningún caso, castigar a su perro (salvo si lo sorprende in fraganti).
Hay que proscribir la técnica del papel de diario en la casa, porque el cachorro va a habituarse a ese lugar de eliminación e incluso cuando se lo pasee, esperará volver a casa para hacer allí sus necesidades. No se debe interrumpir un paseo en cuanto el perro hace sus necesidades, ya que en ese caso, muy rápidamente, asociará sus necesidades con el fin del paseo.



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal